EL SUELO

El suelo puede definirse como un sistema natural desarrollado a partir de una mezcla de minerales y restos orgánicos bajo la influencia del clima y del medio biológico. Se diferencia en horizontes, contiene cantidades apropiadas de aire y de agua y suministra parte de los nutrientes y constituye el sostén de las plantas.
El suelo tiene cuatro componentes importantes: minerales, materia orgánica, aire y agua. La fase sólida (mineral y orgánica) ocupa generalmente hasta el 50 % del volumen total. El resto lo ocupa la fase líquida (agua) y la fase gaseosa (aire). El suelo se forma a partir de la roca madre mediante diferentes procesos y factores. Las rocas son silicatos y aluminosilicatos y tienen cierto contenido de otros elementos.
El conjunto de reacciones de transformación generan una diferenciación de horizontes que constituyen el perfil del suelo.

Los horizontes del suelo
Se denomina así a una serie de niveles horizontales que se desarrollan en el interior del mismo y que poseen diferentes características de composición, textura, adherencia, etc.
El perfil del suelo presenta el orden vertical de todos estos horizontes. Normalmente se distinguen en los suelos completamente desarrollados los siguientes horizontes fundamentales, desde la superficie hacia abajo:

Horizonte O: es la capa superficial constituída por material orgánico poco descompuesto, presente en algunos tipos de suelo.
Horizonte A:es el horizonte más superficial donde se encuentra la mayor parte del sistema radicular de las plantas. Su color es generalmente oscuro por la abundancia de material orgánico descompuesto o humus. Contiene en gran cantidad fragmentos de tamaño fino.
Horizonte B: este horizonte carece prácticamente de humus, por lo que su color es más claro. En el se depositan los materiales arrastrados desde arriba, principalmente, materiales arcillosos, Óxidos e hidróxidos metálicos, carbonatos, etc., también pueden haber costras calcáreas en climas áridos y corazas lateríticas en climas húmedos tropicales.
Horizonte C: Está constituído por la parte mas alta del material rocoso, más o menos fragmentado por la alteración mecánica y química.